¿Cómo se superan los apegos?

cabecera-el-apego

Los enemigos como el odio y el apego carecen de piernas, brazos y demás miembros, y no tienen coraje ni habilidad, ¿Cómo, entonces, han conseguido convertirme en su esclavo?

-Shantideva- (Maestro y filósofo budista)

Un apego no es un hecho. Es una creencia limitante, que como cualquier otra creencia, puede cambiarse total o parcialmente, utilizando las herramientas adecuadas supervisadas por un profesional, para mejorar nuestro bienestar.

Desde el mismo momento en que nacemos, tenemos una profunda necesidad afectiva que en primera instancia, es satisfecha por la madre o cualquier otra persona que cumpla dicha función. Es indiscutible que al crecer, nuestras necesidades afectivas van evolucionando; todos tenemos necesidad de los demás. El ser humano, por naturaleza es sociable, pero hay una gran diferencia entre ese vínculo social y las dependencias emocionales que a veces desarrollamos en la vida adulta.

Cuando estamos apegados a las cosas, nuestros deseos nunca se satisfacen por completo y esto genera angustia. Puede ocurrir en algunos casos que identifiquemos lo que somos con lo que tenemos y bajo el paraguas de esta creencia, nace la idea de “cuantas más cosas tenga o consiga, más valioso/a soy. De esta forma, dedico todos mis esfuerzos y fijo metas enfocándome en “tener cosas”. Nos identificamos con esa/s cosa/s y tenemos miedo a perderla/s, siempre existe una sensación de inseguridad e incertidumbre y viviendo en esas emociones la totalidad o la mayor parte de nuestro tiempo, no llegamos a disfrutar nunca de lo que poseemos.

La única forma en que podemos superar el apego a las cosas es renunciando a identificarnos con ellas, una vez que lo hacemos el apego se desvanece por sí solo.

Es importante tomar conciencia, es decir, ser conscientes de si tenemos apego a las cosas.

¿Pero como podemos reconocer si estamos apegados a alguna cosa?… Pues haciéndote estas preguntas:

  • ¿Esta cosa es indispensable para mi Felicidad?

  • ¿Qué pasaría en mi vida si dejo de tenerla?

Ahora te preguntarás: ¿qué pasa cuando el apego es a una persona? Pues pasa que pierdes libertad, te olvidas de ti, de tus deseos, de tus anhelos, de tus metas, te pierdes el respeto, olvidas tus valores esenciales, y empiezas a vivir en función de lo que quiere o necesita la otra persona. Este servilismos psíquico y físico no te deja tiempo para ti, estás totalmente centrada en la otra persona. Ten en cuenta que cuando un vínculo, es sostenido desde la emoción “Miedo a la pérdida” y te absorbe la obsesión de mantenerlo a toda costa en tu vida, porque consideras que es indispensable para tu felicidad, estás sin ninguna duda, frente a tu Amo y tú eres su esclavo.

La creencia de que esa persona te da seguridad, da sentido a tu vida y crees que es indispensable para tu felicidad, genera en ti la necesidad de retenerla y esa necesidad, se convierte en un comportamiento de control asfixiante para la otra persona que justificas pensando “solo lo hago para ocuparme de su bienestar” y cada día, aumentará en ti el miedo a perder el control, porque perderlo, sería aumentar las posibilidades de perder a esa persona que crees que es imprescindible para ti y caes en el binomio emocional “ansiedad-control”. Teniendo en cuenta todo lo dicho te pregunto:

  • ¿Es el apego amor? La respuesta es que indudablemente NO. Y entonces:

interrogacion-y-persona

¿Cómo puedo superar el apego a una persona?

En mi opinión hay una forma y es potenciando tu “AUTOESTIMA”, para querer desde adentro de tu ser, es decir, primero queriéndote a ti misma, aceptándote, respetándote y ofreciendo la mejor versión de ti, desde la libertad y la convicción de que “Ninguna persona es imprescindible para la supervivencia de otra”. El tema de la autoestima lo trataré en otro post, pero ahora permíteme que te haga una pregunta:

¿Cómo eliges vivir el resto de tu vida?

esposas

3 opiniones en “¿Cómo se superan los apegos?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *