¿Qué es la preocupación?, su utilidad en nuestras vidas y los 4 filtros que nos ayudarán a eliminar muchas en nuestro día a día.

¿Qué es la preocupación? La preocupación es el miedo a que algo vaya mal. Si desglosamos  el término en dos partes: “pre-ocupación” observaremos que “pre” nos indica anterioridad, es decir que cuando nos preocupamos, nos estamos ocupando  con antelación de algo.

Algunas de las preocupaciones de nuestras vidas, han sido aprendidas  en nuestra infancia, cuando aprendimos a estar alerta ante acontecimientos peligrosos y otras, las hemos aprendido automáticamente observando las preocupaciones de nuestros padres.

Todos nos preocupamos de vez en cuando y esto nos causa angustia e inquietud. El grado de intensidad de estas emociones, dependerá de la importancia que tenga para cada uno de nosotros la situación que nos preocupa,  pero cuando ese estado de preocupación es sostenido en el tiempo  y se repite continuamente, sin que logremos encontrar una solución, es perjudicial para nuestro equilibrio emocional ya que nos hace sentir tensión, ansiedad e incluso depresión.

Toda preocupación surge por alguna razón y es cuando aparece en nuestras vidas algún indicio que nos lleva a creer firmemente que algo negativo nos puede suceder, pero no siempre el preocuparnos tiene una connotación negativa, pues puede ayudarnos a resolver algunas situaciones.

Generalmente, las personas que somos lógicas y previsoras solemos preocuparnos más a menudo.

¿Sirve de algo preocuparse?

Nos puede ser útil, en las siguientes situaciones:

  • Cuando nos ayuda a prevenir un problema, ejemplo: si tengo que pagar un recibo de algún suministro (agua, luz, teléfono) en una fecha determina, con antelación reuniré los fondos para que llegado el día del vencimiento pueda pagarlo y la compañía no me corte el servicio.
  • Cuando nos ayuda a estar alerta frente a una amenaza, ejemplo: me preocupo de cerrar la puerta o contrato un sistema de alarma de casa, para evitar que alguien pueda entrar y robar.
  • Cuando nos ayuda a resolver un problema inminente, ejemplo: si va a llover y tenemos que salir para asistir a una reunión a una hora determinada, en vez de estar mirando al cielo constantemente , cojo el paraguas y salgo antes de casa, por si a causa de la lluvia encuentro retenciones de tráfico.

Teniendo en cuenta las situaciones anteriormente puntualizadas,  observamos que en todos los casos, el factor común de eliminación de las preocupaciones es “la Acción”  es entonces, cuando surge una “palabra mágica” que me encanta y es “Ocuparme” si cambiamos la actitud de “preocuparnos” por la de “ocuparnos” obtendremos  mejores resultados y nos evitaremos:

  • Sufrimientos innecesarios
  • Tener un bajo rendimiento físico
  • Ansiedad
  • Stress
  • Tensión
  • Sensación de pérdida de control
  • Pérdidas de recursos mentales
  • Estados anímicos depresivos

Antes de empezar a sostener en el tiempo una preocupación, aplícale éstos 4 filtros:

Los 4 filtros de las preocupaciones

Filtro 1: Las que no tienen importancia
Filtro 2: Las que son improbables
Filtro 3: Las que son inciertas
Filtro 4: Las que son incontrolables

Cuando aparezca en tu vida cotidiana una preocupación,  pregúntate:

  1. En el contexto de mi vida, ¿es importante lo que me preocupa?
  2. ¿Qué probabilidad real hay de que pase?
  3. ¿Me estoy preocupando por algo que todavía no ha sucedido?
  4. ¿Depende de mí el resultado final?

¿Tiene algún sentido útil ahora mismo, que te preocupes?

Si después de contestar las anteriores preguntas llegas a la conclusión de que lo que te preocupa, no tiene importancia, es improbable, es incierto y la solución no depende de ti, tú tienes el poder de decidir ¿en qué ocupas tu tiempo y tu energía? y en ¿cómo quieres vivir cada día de tu vida?.

Si por el contrario, lo que te preocupa supera los 4 filtros, entonces: ocúpate

Te propongo, lo siguiente:

  1. Haz una lista con tus preocupaciones más recurrentes
  2. Ordénalas de acuerdo a la prioridad que tengan para ti
  3. Pasa por el filtro de los 4 pasos cada una de tus preocupaciones y  las que no pasen por el filtro, olvídalas.
  4. Marca o señala con un rotulador, aquellas que puedas empezar a resolver ya, porque depende de lo que tú hagas  su resolución.
  5. De todas las que has marcado elige una para empezar a ocuparte
  6. Define de qué recursos dispones ahora y cuáles utilizarás, y ¡Hazlo!

Si haces lo que te propongo cada cierto tiempo, verás disminuir notablemente tus preocupaciones, con el consiguiente beneficio para ti y los que te rodean.

Mis preguntas:

¿Cómo te sientes, cuando las preocupaciones te paralizan y agotan?

¿Cuánto tiempo más quieres permanecer en este estado que no te gusta?

¿Cómo te gustaría sentirte?

¿Qué beneficio obtendrías tú y tu entorno si cambiaras el hábito de “preocuparte” para empezar a “ocuparte”?

¿Qué tres pasos estás dispuesto a dar para conseguirlo?

¿Qué consecuencias negativas  tendrías, si NO los das?

¿Qué consecuencias positivas,  SI los das?

Cierra los ojos y visualiza como será tu día a día, habiendo dado los pasos necesarios, para eliminar las preocupaciones recurrentes.

¿Qué sientes?
¿Cómo te ves?
¿Qué te dice tu entorno?

¿Qué vas a empezar a hacer concretamente ahora, para aliviar el peso en tu mochila de preocupaciones y así sentirte mejor?

 

 

6 opiniones en “¿Qué es la preocupación?, su utilidad en nuestras vidas y los 4 filtros que nos ayudarán a eliminar muchas en nuestro día a día.”

    1. Buenos Días, todo lo que requiere un cambio de hábitos o creencias (que son aprendidas) implica una acción por nuestra parte.El dejar de PRE- OCUPARTE y cambiarlo por Ocuparte, es un cambio liberador, que te hará ser más asertiva en tus decisiones y gestionar de mejor forma tus energías. Un abrazo

      1. muchas gracias…es cierto, muchas veces me preocupo por cosas que imagino podrían suceder, qué equivocada estoy….debo enfocarme en el aquí y ahora, y disfrutar lo que está sucediendo ocupándome sin temor al futuro.esa es la premisa.besos

        1. Así es Su, el pasado pasó y no podemos hacer nada para cambiarlo, el futuro está por venir, sólo tenemos el presente, aquí y ahora es cuando podemos tomar decisiones y de las decisiones que tomemos hoy dependerá la calidad de nuestro mañana.Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *