Las relaciones tóxicas

cabecera relaciones toxicas

¿Qué es una “Relación Tóxica? En mi opinión, una relación tóxica es aquella que mantenemos con una persona (o varias) y que no sólo, no nos aporta nada positivo para nuestro bienestar, sino que va minando poco a poco nuestra propia autoestima e impide nuestro crecimiento personal.

Nos sentimos infelices cada vez que estamos con esa persona; generalmente en este tipo de relaciones, la manipulación, las mentiras, el chantaje emocional, el maltrato verbal, las humillaciones, la ironía, la falta de comunicación, la baja o inexistente autoestima de la parte sumisa, son entre otros, algunos de los ingredientes habituales que podemos encontrar en las relaciones tóxicas.

En principio, podríamos pensar que este tipo de relaciones, se dan solamente en la pareja, pero la realidad es, que podemos estar atrapados en las redes de una relación tóxica en cualquier ámbito social, familiar o laboral.

Cuando tratamos de acomodarnos a la otra persona para evitar discusiones, estamos reprimiendo nuestra verdadera forma de ser y ese acomodamiento sostenido en el tiempo termina provocándonos enfermedades físicas y/o emocionales, ya que la represión emocional nos provoca ansiedad y estrés. A pesar de todos los efectos negativos que tiene permanecer en éste tipo de relaciones, muchas veces resulta difícil salir.

Algunas de las tipologías “personales” que favorecen el permanecer en una relación tóxica:

  • Personas con baja autoestima.

  • Personas que se creen lo suficientemente fuertes como para solucionar los problemas del otro, olvidándose o desatendiendo los propios.

  • Personas que caen con facilidad en dependencias emocionales.

  • Personas con miedo a la soledad.

  • Personas que no han aprendido a ser responsables de su propia vida.

  • Personas enfocadas y preocupadas por su futuro personal.

  • Personas que han crecido con sentimientos de desamparo y poca afectividad, llegando a la edad adulta con miedos, inseguros y aprensivos.

Posibles situaciones que nos conducen a relaciones tóxicas:

  • Cuando sacrificamos siempre nuestro propio bienestar por el de otra persona, sea pareja, amiga/o, familiar o compañera/o de trabajo

  • Cuando permitimos que roben nuestra energía, dejándonos exhaustas y cansadas

  • Cuando le damos el poder sobre nuestra vida a otra persona

  • Cuando el conflicto es el factor predominante de una relación

  • Cuando alguien te culpa a ti de sus enojos, de sus problemas y “tú te lo crees” sintiéndote culpable, aceptando malos tratos verbales o físicos

  • Cuando siempre cedes Tú

  • Cuando los celos y el sentido de posesión, nos hace sentir atrapadas en una red negativa de control, la mayor parte del tiempo

  • Cuando te enfocas en cambiar a otra persona, más de lo que te enfocas en ti y en tu propio crecimiento.

¿Cómo puedo salir de una “Relación Tóxica?

relaciones toxicas corazon con llave

Anteriormente he puntualizado algunas situaciones que pueden ayudarte a identificar si estás formando parte de una relación tóxica.

Todos en algún momento o circunstancia de nuestra vida podemos tener actitudes o formar parte de una relación tóxica; si son hechos puntuales de poca duración en el tiempo, pueden ser reconducibles con una buena comunicación y formas adecuadas.

Pero cuando una situación deja de ser puntual para convertirse en “habitual” causándonos infelicidad, es imprescindible coger fuertemente y con decisión las riendas de nuestra vida.

Acciones que te ayudarán a salir de una relación tóxica:

  • Trabaja tu Autoestima” aumentándola o bien recuperándola
  • Reconoce, Acepta y Supera tus Miedos
  • Identifica y supera tus “Apegos
  • Elimina tus “Preocupaciones” inciertas
  • Potencia tus “Talentos”
  • Aléjate o evita relaciones con personas que no te aportan y te agotan.
  • Expresa de forma asertiva tus opiniones, para conseguir comunicarte adecuadamente, ceder no es siempre la mejor opción
  • Establece límites
  • Organiza tu vida de forma autónoma, sin dependencias de ningún tipo
  • No permitas bajo ningún concepto el chantaje emocional, ni ninguna forma de humillación.
  • Respeta y exige respeto
  • Céntrate en ti, en lo que quieres y en identificar los pasos que puedes dar para conseguirlo
  • Evalúa y acepta las consecuencias de tus decisiones
  • Escribe cómo te imaginas que será tu vida tras conseguir liberarte de esa relación tóxica.
  • Busca ayuda externa, si resultase necesario reforzar algunos aspectos personales que han ido mermando, por permanecer demasiado tiempo en una relación tóxica.
  • Confía en ti, sé sincera contigo misma, con lo que deseas; en tu interior hallarás todas las herramientas que necesitas, para tomar las decisiones adecuadas que te liberarán de las relaciones tóxicas.

AUTOCOACHING

Pregúntate lo siguiente:

  • ¿Qué buscabas o pensabas encontrar cuando te acercaste a esa o esas personas, sin ser consciente de que se convertiría con el tiempo en una relación tóxica?

-Amistad

-Amor

-Estabilidad

-Compañía

-Sentido de pertenencia a un grupo (familiar, social, laboral, cultural, etc.)

-Seguridad

-Diversión

-Reconocimiento social

-Crecimiento personal en algún área de tu vida

-Satisfacción de tu necesidad de proteger o contribuir

  • ¿Cuáles o cuál necesidad importante para ti, pensabas que satisfacería esa o esas personas que luego resultaron ser tóxicas, en tu vida?
  • ¿En qué te perjudica seguir manteniendo esa relación?
  • ¿En qué te beneficia, si es que consideras que te beneficia en algo?
  • ¿De qué manera impacta en tu salud, tus relaciones, tu entorno, tu carrera profesional, ése tipo de relación/es?
  • ¿Es sostenible en el tiempo esa relación tóxica?
  • ¿De qué “otra” forma, podrías cubrir la necesidad que te acercó a esa persona?
  • ¿Qué pasaría en tu vida si te alejaras de esa o esas personas tóxicas? ¿En qué mejorarías? ¿Cómo te sentirías?
  • ¿Qué podrías empezar a hacer “hoy”, que pequeño paso puedes dar, para liberarte de esa relación tóxica, que no te está dejando vivir la vida que quieres, ni te deja ser, quien realmente eres?

5 opiniones en “Las relaciones tóxicas”

  1. qué buenas tus apreciaciones Ale, gracias, a veces se nos presentan estas personas en la vida, pero también me doy cuenta que quizás y sin querer yo también puedo resultar tóxica en pequeños actos cotidianos….lo importante es darse cuenta y a través de tus reflexiones podamos preguntarnos y tratar de cambiar ……besos

    1. Efectivamente Su, cuando nos relacionamos con los demás es importante estar atentos, ser conscientes de lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos, para identificar si me estoy relacionando de una forma positiva que aporta y me gratifica o si yo misma estoy provocando una relación tóxica. Un abrazo

  2. Totalmente de acuerdo contigo y con Susana, leyendo el artículo pensaba y no se pueden trabajar las relacione tóxicas para contribuir al crecimiento de las dos personas?, justo al pensarlo leí la parte en que si se pueden reconducir, aún así, sería possible reconducir para aportar crecimiento mutuo aún y cuando se classifique de serio?, y otra pregunta, las relaciones tóxicas siempre son de dos?. Yo en mi vida creo que he vivido momentos de todo, hasta relaciones familiares tóxicas que han mejorado aunque la familia es la familia. Me asusta también pensar que yo puedo ser tóxica para alguien y me gustaría que me lo dijeran!, no se si es posible o como saber si estas en el otro lado!. Finalmente, hace tiempo que me obsesiono pensando en las etiquetas y el hacer de algo un concepto matemático, esto creo que nos quarta y no deja evolucionar!, esta comodidad que se siente con protocolos y demás, se que esto debe canviar!, lo comento por las etiquetas. Excelente amiguita!, un abrazo sano sanote!.

    1. Me alegra que mi escrito te animara a reflexionar. Por cierto no siempre las relaciones tóxicas son de dos, en este tipo de relaciones pueden intervenir más personas, sobre todo cuando se da en el ámbito laboral, familiar o social.Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *