Lo que empieza en cólera, acaba en venganza